Un angelito fue el origen de los productos Alpaderm

Todo empezó cuando Lilly, la hija de los creadores de la marca, sufrió, con pocos meses, una dermatitis atópica severa. Los pediatras le prescribieron fuertes dosis de dermoticoides para luchar contra los picores incesantes y calmar su sufrimiento.

Como resultaba muy difícil poder atender a Lilly en sus cuidados corporales básicos, sus padres investigaron meticulosamente las causas posibles de este eccema. Eliminaron los alérgenos de su alimentación y de su entorno, pero se dieron cuenta entonces de la omnipresencia de los productos químicos de síntesis en los productos más corrientes y, sobretodo, en los que se utilizan para los recién nacidos.

A France BOURELY, doctora en Farmacia de la Facultad de París y bióloga de la Universidad de Berkeley en California – cuna del movimiento ecológico – siempre le había fascinado el poder de las plantas y de los aceites esenciales. Decidió fabricar para su hija una crema hidratante y calmante, totalmente natural, asociando los mejores productos que la naturaleza podía ofrecerle. Para desarrollar sus fórmulas, llevó a cabo con paciencia una exhaustiva investigación en todas las bases de datos científicas, con el fin de volver a encontrar las propiedades tradicionales de cada ingrediente, vigilando que fueran lo menos alergénicos posible.

Por lo general, la gente ignora por ejemplo que el agua de rosa es relativamente alergénica para los bebés. Sin embargo, se encuentra en muchos productos. France BOURELY seleccionó los mejores aceites conocidos desde hace tiempo en Europa y los ingredientes asociados desde siempre a los cuidados del bebé, los más idóneos para limpiar, calmar y aliviar de manera eficiente la piel de los más pequeños, respetando su fragilidad. Así fue como los preciosos aceites de onagra, borraja, jojoba y demás, que nutren la piel en profundidad, pasaron a formar parte de los componentes privilegiados de la marca ALPADERM.

La emulsión que preparó para Lilly le devolvió la suavidad característica de la piel del bebé. Testado dermatológicamente, este producto es un verdadero alivio para los padres de hijos que sufren de esta misma hipersensibilidad cutánea y les ayuda a volver a disfrutar de los gestos delicados y cariñosos propios del aseo del bebé.

De esta manera nació, tras una larga gestación, ALPADERM. De la voluntad de los fundadores de preservar la calidad y la suavidad del aseo diario de las pieles frágiles y de su deseo de compartir su descubrimiento con otros padres.
Los productos Alpaderm ofrecen hoy en día una línea de cosmética natural y biológica para todo tipo de piel seca y frágil, tanto de adultos como de niños.

Disfrute de los beneficios que le ofrece la naturaleza, gracias a unos ingredientes nobles y extremadamente ricos en principios activos.

 

Contacto

Le llamamos por teléfono