Glosario

A

Los aceites esenciales  son el resultado de la destilación al vapor de agua de plantas aromáticas. A veces se usan enteras y otras sólo una parte de ellas (tallos, hojas, frutos, flores, rizomas, etc.). Cabe destacar que las esencias de cítricos no se obtienen por destilación, sino exprimiendo su piel. No son por lo tanto aceites esenciales.

En nuestro entorno cotidiano existen centenares de substancias llamadas alergénicas porque provocan reacciones de intolerancia, sobre todo cutáneas, en un número cada vez mayor de niños. Con el fin de prevenir el círculo vicioso de las dermatitis atópicas o de los eccemas, es recomendable seguir ciertas normas de aseo y de tratamientos cosméticos. La elección de productos hipoalergénicos sin parabenos permite evitar contactos directos de la piel con numerosos ingredientes alergénicos.

Se trate de una substancia, de una partícula o de un cuerpo orgánico, el alérgeno provoca una reacción alérgica en un sujeto anteriormente sensibilizado cuando entra en contacto con él. Entre los alérgenos más comunes se encuentran el polvo, el polen, las esporas, los hongos, el pelo de animales, los ácaros, el veneno de insectos, el huevo, el cacahuete, las frutas relacionadas con el látex (kiwi, aguacate, plátano), las umbelíferas, el marisco, la leche y los aditivos alimenticios. En cosmética, muchos principios activos derivados del petróleo se consideran alérgenos.
El laboratorio suizo ecológico Alpaderm ha seleccionado exclusivamente principios activos naturales hipoalergénicos, sin aditivos químicos, para la elaboración de sus productos de cosmética para piel y cabello.

La alergia o hipersensibilidad es una reacción inadaptada y excesiva del sistema inmunitario, provocada por el contacto con una substancia extraña al organismo, el alérgeno. En caso de alergia, el cuerpo considera esta substancia, generalmente bien tolerada, como peligrosa. La predisposición familiar, también llamada “terreno atópico”, es un factor agravante.
A parte de los síntomas pulmonares (asma) y otorrinolaringólogos (alergia al polen), los síntomas cutáneos tales como el eccema, la dermatitis atópica o la urticaria son los más frecuentes. Para estos últimos, la medicina propone esencialmente tratamientos a base de antihistamínicos y corticoides, poco adaptados a la fragilidad y a la falta de madurez del cuerpo de un niño.
La prevención de alergias cutáneas usando regularmente productos de cosmética natural sin parabenos, ni aditivos y enriquecidos en principios activos hipoalergénicos, tiene unos resultados significativos.

El laboratorio Alpaderm dispone de una gama de cosméticos ecológicos para las pieles frágiles tanto de niños como de adultos.

La atopía es una predisposición genética a desarrollar alergias inmediatas Las personas llamadas atópicas tienden a tener una respuesta alérgica, por su herencia genética, en un entorno considerado como normal.
Las manifestaciones atópicas están en constante aumento en el mundo y afectan hoy en día a cerca de 20% de los niños en Occidente (estimaciones procedentes del estudio ISAAC, Lancet 1998). En el caso del bebé, se manifiestan a menudo de manera muy precoz, antes de los 2 años, e incluso a veces con un solo mes.
El eccema atópico es generalmente la primera manifestación de la atopía. Los primeros síntomas son los de irritación y sequedad de la piel, que se vuelve reactiva. Los afectados sufren a menudo de un fuerte prurito y pueden desarrollar también asma o rinoconjuntivitis.
No existe hoy en día tratamiento para curar la atopía, que suele ser crónica y con una evolución marcada por recaídas. Sólo se pueden tratar sus síntomas.

Algunas medidas sencillas permiten aliviar a los niños atópicos: evitar los productos irritantes como la lana, los perfumes, los suavizantes, los alimentos alergénicos tales como el huevo o el cacahuete; ventilar bien la casa; optar por cosméticos ecológicos sin aditivos, con principios activos naturales e hidratantes, como el Cerato de los Alpes.

C

Galeno (131-216 DC), considerado el mayor médico de la Antigüedad desde Hipócrates, dejó una obra importante que suma cerca de 500 tratados de medicina, filosofía… y farmacia.

Determinó por ejemplo las proporciones de una crema a base de cera de abejas llamada el “cerato de Galeno”, que en la actualidad sigue siendo de uso corriente en diversos preparados magistrales dermatológicos por sus activos extremadamente nutritivos. El Cerato de Galeno permite luchar de manera eficiente contra la sequedad de la piel, las escaras, las estrías… estimulando la reparación de la epidermis más delicada.

Los ingredientes tradicionales son : cera blanca de abeja, aceite de almendra dulce, agua destilada de rosa y borato de sodio.
Con el fin de minimizar al máximo los riesgos de reacción, Alpaderm ha adaptado la fórmula remplazando el agua de rosa y la almendra dulce por plantas menos alergénicas, tales como la manzanilla y los aceites de onagra y de jojoba. Rebautizada “Cerato de los Alpes”, esta nueva fórmula es idónea para las pieles reactivas y sensibles de bebés y de adultos.

Creado en la Antigüedad, el Cerato de Galeno es una de las fórmulas más antiguas de la cosmética europea.
France Bourély-Jaczynski, licenciada en Farmacia (París) y en Biología (Berkeley, Estados Unidos) ha reformulado para su hija Lilly el Cerato de Galeno, respetando las proporciones, pero adaptando los ingredientes. El borato de sodio ha sido sustituido por un derivado tradicional del vinagre, el agua de rosa por agua mineral natural captada a 1800 m de altitud en el corazón de los Alpes suizos, el aceite de almendra dulce por aceites de jojoba, de onagra y de borraja, más ricos en ácidos grasos esenciales.
Varias marcas de productos parafarmacéuticos utilizan la palabra genérica  “cold cream” (“crema fría”) para referirse a una preparación similar.

Los cosméticos siempre han existido y algunos de ellos, creados en la antigüedad como el Cerato de Galeno, todavía se utilizan hoy en día.  Según la legislación actual, se entiende por “cosméticos” todas las substancias o preparados que vayan a ser puestas en contacto con las distintas partes superficiales del cuerpo humano, como por ejemplo la epidermis o el cabello, con el fin de limpiar, perfumar, modificar su aspecto, corregir su olor, proteger y/o mantener en buen estado. Se trata por lo tanto de productos de higiene, de cuidado o con fin estético. Independientemente de su presentación, tienen generalmente una estructura similar, compuesta por principios activos, un excipiente encargado de transportar estos principios a través de la piel y aditivos como los conservantes para garantizar su estabilidad a lo largo del tiempo. En el siglo  XXI se ha desarrollado una cosmética con fórmulas complejas y con ingredientes a menudo procedentes de petroquímica.

Pero una alternativa natural y efectiva existe gracias a los laboratorios ecológicos como el de Alpaderm, que desarrollan una cosmética natural, hipoalergénica y sin aditivos de síntesis, cuyos principios activos vegetales proceden de agricultura ecológica.

En cosmética, los productos de cuidado de la piel tienen por finalidad mejorar su aspecto o mantenerla en buen estado : crema antiarrugas, de día, de noche, hidratante, agua floral, leche, bálsamo…

En el caso de Alpaderm, el cuidado hipoalergénico ecológico se materializa en una gama de productos a base de principios activos naturales, sin parabenos ni otros aditivos de síntesis, reconocidos por sus virtudes hidratantes y calmantes, adaptadas a la piel frágil y reactiva de niños y adultos.

D

La dermatitis atópica o eccema es una enfermedad de la piel que se caracteriza por lesiones secas, con escamas y prurito. La piel reactiva presenta placas rojas, generalmente en las mejillas, en la frente o en las convexidades de los miembros. La dermatitis atópica afecta a menudo a los niños con antecedentes familiares alérgicos antes de los dos años. Se trata de una enfermedad crónica, que evoluciona con recaídas entrecortadas por periodos más tranquilos, durante los cuales las lesiones, a pesar de seguir presentes, son mínimas.
Las cremas a base de corticoides y los antihistamínicos son los tratamientos sintomáticos más comúnmente prescritos. Sin embargo, esto no significa que sean inofensivos en el caso de los pacientes más jóvenes.

La sequedad de la piel es un factor predominante en la aparición de la dermatitis atópica. Si además de mantener alejados los alérgenos del entorno más cercano del niño, usamos productos ecológicos e  hipoalergénicos, enriquecidos con principios activos naturales extremadamente hidratantes, tales como los aceites de onagra, de jojoba y de borraja, conseguimos nutrir la piel más frágil y frenar de esta manera la aparición de placas.

« Desarrollo perdurable » o « desarrollo sostenible » es, según la definición propuesta en 1987 por la Comisión mundial sobre medio ambiente y desarrollo en el Informe Brundtland[1] :

« un desarrollo que responde a las necesidades de las generaciones del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de cubrir las suyas. Dos conceptos se desprenden de esta definición: el de “necesidades” y más específicamente las necesidades esenciales de los más desfavorecidos, a quienes hay que dar mayor prioridad, y el de las limitaciones que nuestras técnicas y nuestra organización social imponen a la capacidad del medio ambiente para responder a las necesidades actuales y futuras.”

Dicho de otra manera, se trata, apoyándose en ciertos valores (responsabilidad, participación, reparto, debate, asociación, innovación, perennidad, reversibilidad, precaución, prevención y solidaridad social, geográfica y transgeneracional) de afirmar un enfoque doble y conjunto :

* En el espacio : cada habitante de esta tierra tiene el mismo derecho humano a los recursos de la Tierra ;
* En el tiempo : tenemos derecho a utilizar los recursos de la Tierra, pero también el deber de asegurar su perennidad para las generaciones venideras.

Algunos ecologistas y personalidades de diversos partidos políticos consideran el término « desarrollo perdurable » como un oxímoron, prefiriendo el calificativo «sostenible».

E

ECOCERT es un organismo de control y de certificación, cuya actividad queda controlada por las Autoridades Públicas y la legislación.

Esta enfermedad inflamatoria no contagiosa de la piel se divide en dos tipos : el eccema atópico, que se caracteriza por una predisposición genética y que afecta a los niños pequeños y el eccema por contacto, reacción alérgica de hipersensibilidad que ocurre cuando el sujeto entra en contacto con un alérgeno.

Los síntomas suelen ser lesiones con bordes irregulares, con micro-vesículas o secas. El eccema provoca picores que pueden resultar muy molestos. La piel se vuelve más gruesa y se cubre de erupciones costrosas.

Existe una alternativa natural al uso de cremas a base de cortisona para aliviar y reducir los síntomas del eccema. Las cremas hidratantes sin alérgenos, creadas a partir de ingredientes naturales ricos en principios activos, ayudan a restaurar la piel. Los omega 3 y 6 del aceite esencial de onagra utilizado por Alpaderm tienen reconocidas propiedades anti-eccematosas e hidratantes.

La epidermis es la capa más superficial de la piel. Empezando desde el exterior, la piel está formada por la epidermis, la dermis y la hipodermis.
El grosor de la epidermis, del orden del milímetro, varía según las partes del cuerpo y es particularmente gruesa en las plantas de los pies o en las palmas de las manos.
Las células epidérmicas nacen de la membrana basal, una lámina celular muy fina y extremadamente activa que separa la epidermis de la dermis. En tres o cuatro semanas, estas células se desarrollan hacia el exterior, bajo la presión de las células más jóvenes, muriendo a continuación para transformarse en capa de queratina, proteína dura que le proporciona a la piel su firmeza. Poco a poco, estas células muertas se eliminan (proceso llamado descamación)  y son remplazadas por células nuevas.
Cabe destacar entre estas células los queratinocitos, que producen la queratina, y los melanocitos , que producen melamina, proteína responsable de la coloración más o menos intensa de nuestra piel.

En contacto directo con el exterior, la epidermis hace el papel de barrera protectora para nuestro organismo, a pesar de su escaso grosor. El sudor y la grasa crean en la superficie una película lubricante, algo ácida, que repele las bacterias y hace que la piel sea flexible y suave.

Cuando está expuesta a agresiones exteriores (condiciones climatológicas, cosméticos irritantes…) o en casos de terreno alérgico, la epidermis se reseca. Su frágil equilibrio se rompe y deja paso a numerosas afecciones, entre las cuales aparecen las dermatitis atópicas, cada día más frecuentes entre los niños.

Para luchar de manera eficiente contra los efectos de la sequedad, el laboratorio suizo de cosmética ecológica  Alpaderm ofrece una gama de productos hipoalergénicos, cuyos principios activos naturales hidratan intensamente la piel de niños y de adultos. El Cerato de los Alpes está particularmente indicado para restaurar la película lipídica de las pieles secas y frágiles.

H

Los cosméticos hipoalergénicos son creados para minimizar los riesgos de alergia relacionados con el uso de los mismos. Son particularmente recomendables para personas con la piel frágil o reactiva, que sufren de intolerancia a los productos de cosmética habitual.

Gracias a una selección rigurosa de principios activos naturales, procedentes de las plantas menos alérgenas y a la eliminación de aditivos y excipientes de síntesis, la gama de productos hipoalergénicos del laboratorio biológico Alpaderm contribuye a proteger y a calmar la piel frágil y reactiva de niños y adultos que sufren de alergias.

M

Madonna lily Lilium candidum

.

.

P

En el 2006, estos conservantes químicos utilizados por sus propiedades antibacterianas y fungicidas estaban presentes en un 80% de los cosméticos que se podían encontrar en cualquier cuarto de baño. También se utilizan como aditivos en los alimentos que consumimos. Sin embargo, no son en absoluto inofensivos, ya que forman parte de los contaminantes químicos del medio ambiente con propiedades estrogénicas, llamados “estrógenos ambientales”. Pueden modificar el desarrollo endocrino normal, influyendo en el sistema reproductivo y en el desarrollo de ciertos cánceres.

Alpaderm, laboratorio suizo de cosmética ecológica, desarrolla cosméticos naturales sin parabenos. Utiliza un derivado del vinagre en disolución débil (menos del 1%) para la conservación de algunos de sus productos hipoalergénicos.

La piel se puede volver extremadamente sensible bajo la influencia conjunta de factores hereditarios y ambientales. Fácilmente irritable, es entonces propicia a múltiples reacciones : hinchazón, escamas, rojeces, picores, tirantez, prurito, eccema, etc.  Las molestias empeoran, sobre todo en el caso de los niños, con el uso de productos cosméticos o de aseo excesivamente agresivos.

Estudios han demostrado que cuanto mayor sea la pérdida de agua « insensible » de la piel, es decir la cantidad de agua perdida por evaporación a través de la piel (sin tener en cuenta la actividad sudorípara), mayor será la sensibilidad de la piel por causa de resequedad. Por esa razón es tan importante hidratar con suavidad las pieles sensibles. Gracias a su cosmética hipoalergénica natural, rica en agua mineral y en principios activos nutritivos, Alpaderm restaura la película lipídica de la piel y limita la aparición en cadena de intolerancias.

También llamada xerosis en términos médicos, la piel seca o deshidratada  se caracteriza por una falta de humedad. Esta carencia provoca una sensación  desagradable de tirantez, picores y rugosidad, con descamaciones y pequeñas grietas. La piel puede deshidratarse, sean cuales sean su características genéticas : gruesa o fina, sensible o no sensible, reactiva o no reactiva. Una piel muy seca puede desvelar también una alergia o una enfermedad de la piel, como el eccema o la psoriasis.
Entre las causas de deshidratación figuran las condiciones climáticas (frío, exposición al sol), una alimentación desequilibrada y el uso de cosméticos con principios activos irritantes.
Rehidratar la piel es esencial para restaurar su película protectora natural, compuesta por substancias grasas y agua. El papel de las cremas y de las lociones hidratantes ecológicas con principios activos naturales, tales como los aceites de onagra y de borraja y el agua mineral, es restaurar esta barrera protectora y rehidratar la epidermis. La piel recupera entonces suavidad y un aspecto liso.

La piel se puede volver extremadamente sensible bajo la influencia conjunta de factores hereditarios y ambientales. Fácilmente irritable, es entonces propicia a múltiples reacciones : hinchazón, escamas, rojeces, picores, tirantez, prurito, eccema, etc.  Las molestias empeoran, sobre todo en el caso de los niños, con el uso de productos cosméticos o de aseo excesivamente agresivos.

Estudios han demostrado que cuanto mayor sea la pérdida de agua « insensible » de la piel, es decir la cantidad de agua perdida por evaporación a través de la piel (sin tener en cuenta la actividad sudorípara), mayor será la sensibilidad de la piel por causa de resequedad. Por esa razón es tan importante hidratar con suavidad las pieles sensibles. Gracias a su cosmética hipoalergénica natural, rica en agua mineral y en principios activos nutritivos, Alpaderm restaura la película lipídica de la piel y limita la aparición en cadena de intolerancias.

Para la elaboración de cosméticos, un laboratorio utiliza como principios activos ingredientes de origen vegetal, animal o sintéticos, que tienen propiedades reconocidas en lo que se refiere a hidratación, fotoprotección o modificación del relieve cutáneo.

Los laboratorios de cosméticos ecológicos certificados utilizan únicamente principios activos naturales, excluyendo principios activos u otros agentes procedentes de animales o de síntesis química.

El laboratorio suizo de cosmética ecológica Alpaderm ha seleccionado cerca de 80 principios activos naturales, sin ningún tipo de aditivo de síntesis, reconocidos por sus beneficios y propiedades hipoalergénicas, con el fin de elaborar una gama de cosmética adecuada a las pieles particularmente sensibles.

El prurito, picor o picazón es un síntoma dermatológico frecuente. El principal agente del prurito es la histamina, molécula liberada por el sistema inmunitario y en relación directa con la aparición de alergias. Existen muchas causas patológicas para el prurito, pero las enfermedades dermatológicas, tales como el eccema y la dermatitis, son sin duda las primeras de la lista. Elegir cosméticos hipoalergénicos con propiedades naturalmente calmantes, sin parabenos ni principios activos irritantes, permite reducir las molestias y restaurar la salud de la piel.

La psoriasis es una dermatosis crónica, más o menos severa, que evoluciona por brotes y produce escamas blancas secas, parecidas a la harina. Puede provocar también picores en todo el cuerpo o parte de él, según el grado de gravedad de la enfermedad. Hereditaria en un tercio de los casos, puede también manifestarse después de una infección o por causa de estrés. Solo existen tratamientos para aliviar los síntomas o reducir la frecuencia de aparición.

Como complemento de una medicación adaptada o de exposición a los rayos UV, la hidratación de la epidermis es indispensable. Las propiedades nutritivas de los aceites de onagra y de borraja y las propiedades calmantes del aceite esencial de manzanilla, propias del Cerato de los Alpes creado por el laboratorio ecológico Alpaderm, lo convierten en un aliado de hidratación natural hipoalergénico en la lucha contra esta enfermedad de la piel.

S

Nuestra piel segrega naturalmente sebo, una película lipídica que sirve para protegerla de las agresiones externas y luchar contra la sequedad. El sebo protege también la piel de las infecciones, volviéndola más ácida, y le da elasticidad y cierta impermeabilidad.

La piel inmadura del bebé no siempre segrega suficiente sebo. Para protegerla de la sequedad, una de las causas directas de la dermatitis atópica, conviene nutrirla, hidratándola regularmente. Extremadamente nutritivas e hipoalergénicas, las cremas a base de Cerato aportan protección a las pieles secas y sensibles. Ayudan a restaurar la película lipídica protectora y contribuyen a prevenir la aparición de placas o de escamas.

En cosméticos, el cuidado de la piel o los productos para el cuidado de la piel incluyen a los responsables de mejorar la apariencia de la piel o mantenerla en buenas condiciones: crema antiarrugas, crema de día, crema de noche, humectante, agua floral, leche, bálsamo, …

En Alpaderm, el cuidado hipoalergénico orgánico está disponible en una gama de productos con ingredientes activos naturales, sin parabenos u otros aditivos sintéticos y reconocido por sus propiedades hidratantes y calmantes adecuadas para niños con piel frágil y reactiva como para sus padres.

Suiza, CH

This post is also available in: Francés Inglés Alemán