Glosario

  • Atopía

    La atopía es una predisposición genética a desarrollar alergias inmediatas Las personas llamadas atópicas tienden a tener una respuesta alérgica, por su herencia genética, en un entorno que podríamos considerar normal.

    Las manifestaciones atópicas están en constante aumento en el mundo y afectan hoy en día a cerca de 20% de los niños en Occidente (estimaciones procedentes del estudio ISAAC, Lancet 1998). En el caso del bebé, se manifiestan a menudo de manera muy precoz, antes de los 2 años, e incluso a veces con un solo mes de edad.

    El eccema atópico es generalmente la primera manifestación de la atopía. Los primeros síntomas son los de irritación  y sequedad de la piel, que se vuelve reactiva. Los afectados sufren a menudo de un fuerte prurito y pueden desarrollar también asma o rinoconjuntivitis.
    No existe hoy en día tratamiento para curar la atopía, que suele ser crónica y con una evolución marcada por recaídas. Sólo se pueden tratar sus síntomas.

    Algunas medidas sencillas permiten aliviar a los niños atópicos : evitar los productos irritantes como la lana, los perfumes, los suavizantes, los alimentos alergénicos  tales como el huevo o el cacahuete ; ventilar bien la casa ; optar por cosméticos biológicos sin aditivos, con principios activos naturales e hidratantes, como el Cerato de los Alpes.

Contacto

Le llamamos por teléfono