Glosario

  • Dermatitis atópica

    La dermatitis atópica o eccema es una enfermedad de la piel que se caracteriza por lesiones secas, con escamas y prurito. La piel reactiva presenta placas rojas, a menudo en las mejillas, en la frente o en las convexidades de los miembros. La dermatitis atópica afecta a menudo a los niños con antecedentes familiares alérgicos antes de los dos años. Se trata de una enfermedad crónica, que evoluciona con recaídas entrecortadas por periodos más tranquilos, durante los cuales las lesiones, a pesar de seguir presentes, son mínimas.

    Las cremas a base de corticoides y los antihistamínicos son los tratamientos sintomáticos más comúnmente prescritos. Sin embargo, esto no significa que sean inofensivos en el caso de los pacientes más jóvenes.

    La sequedad de la piel es un factor predominante en la aparición de la dermatitis atópica. Si además de mantener alejados los alérgenos del entorno más cercano del niño, usamos productos biológicos e hipoalergénicos, enriquecidos con principios activos naturales extremadamente hidratantes, tales como los aceites de onagra, de jojoba y de borraja, conseguimos nutrir la piel más frágil y frenar de esta manera la aparición de placas.

Contacto

Le llamamos por teléfono