Glosario

  • Piel seca

    También llamada xerosis en el mundo de la medicina, la piel seca o deshidratada se caracteriza por una falta de humedad. Esta carencia provoca una sensación desagradable de tirantez, picores y rugosidad, con descamaciones y pequeñas grietas. La piel puede deshidratarse, sean cuales sean su características genéticas : gruesa o fina, sensible o no sensible, reactiva o no reactiva. Una piel muy seca puede desvelar también una alergia o una enfermedad de la piel, como el eccema o la psoriasis.

    Entre las causas de deshidratación figuran las condiciones climáticas (frío, exposición al sol), una alimentación desequilibrada y el uso de cosméticos con principios activos irritantes.

    Rehidratar la piel es esencial para restaurar su película protectora natural, compuesta por substancias grasas y agua. El papel de las cremas y de las lociones hidratantes biológicas, con principios activos naturales tales como los aceites de onagra y de borraja y agua mineral, es restaurar esta barrera protectora, además de rehidratar la epidermis. De esta manera se le devuelve también a la piel suavidad y aspecto liso.

Contacto

Le llamamos por teléfono