Glosario

A

  • Aceite de jojoba Simmondsia chinensis

    Aceite de jojoba Simmondsia chinensis

    Este arbusto, más comúnmente llamado “avellano silvestre”, crece en los desiertos de Centroamérica y Sudamérica. Tiene raíces que se extienden hasta 30 m de profundidad y se fijan en los suelos arenosos, captan su micro-humedad y de ese modo resisten a una sequía integral de 12 ó 18 meses. El aceite de jojoba se extrae de las semillas oleaginosas del avellano silvestre, obteniéndose una cera líquida a temperatura ambiente, utilizada desde hace siglos por los indios americanos por sus virtudes curativas y embellecedoras, mediante aplicación sobre la piel y el cabello.

    Propiedades cosméticas: Su riqueza en insaponificables le confiere excelentes propiedades protectoras y antienvejecimiento.El aceite de jojoba es una verdadera cera líquida, cuya afinidad con el sebo de la piel mantiene la fina capa hidrolipídica protectora que recubre la piel. Además, activa la síntesis de la elastina y frena la pérdida de agua en las células. Todo ello le convierte en una substancia ideal para las pieles deshidratadas y muy secas. Este aceite revitalizador, antiarrugas y regenerador ayuda a la piel a conservar su flexibilidad, elasticidad y suavidad.

  • Aceite de onagra Oenothera biennis

    Aceite de onagra Oenothera biennis

    También llamada “primavera de noche”, la onagra, originaria de Norteamérica, llegó a Europa en el Siglo XVIII. Los indios ya apreciaban sus propiedades medicinales y nutritivas. Cuando llegan a la madurez, las cápsulas de su flor encierran varios centenares de semillas de color pardo muy pequeñas, de las que se extrae este aceite.

    Propiedades cosméticas: Rica en vitamina E y en ácidos grasos esenciales (sobre todo el ácido gamma-linoleico), el aceite de onagra preserva la piel contra el envejecimiento precoz. Los ácidos grasos, excelentes para reducir la pérdida de agua de las capas superficiales de la epidermis y protectores de las membranas celulares, le confieren propiedades regeneradoras de primer orden: es suavizante, revitalizador, reafirmante y realmente antiarrugas. El aceite de onagra regula la hidratación de todo tipo de pieles, ya sean grasas, secas o normales y las protege contra las agresiones externas (sol, frío, viento, contaminación).

  • Aceites esenciales

    Los aceites esenciales  son el resultado de la destilación al vapor de agua de plantas aromáticas. A veces se usan enteras y otras sólo una parte de ellas (tallos, hojas, frutos, flores, rizomas, etc.). Cabe destacar que las esencias de cítricos no se obtienen por destilación, sino exprimiendo su piel. No son por lo tanto aceites esenciales.

    Conocidos desde la Antigüedad, los aceites esenciales se utilizaban por su perfume en ritos religiosos, por sus propiedades antisépticas y antipútridas a la hora de embalsamar y momificar cuerpos. En la Edad Media, ya se utilizaron por sus propiedades digestivas y respiratorias. Desde principios del siglo XX, la fama de los aceites esenciales no ha dejado de crecer, lo cual está plenamente justificado, ya que sus propiedades terapéuticas se estudian cada día más en las universidades del mundo entero.

    Los cosméticos biológicos reconocidos, particularmente idóneos para pieles sensibles y secas, usan aceites esenciales tales como el de manzanilla por sus grandes virtudes anti-inflamatorias o calmantes.

  • Agua mineral natural

    El agua mineral natural es un agua subterránea protegida de cualquier fuente de contaminación y cuyas características químicas deben ser estables. Aunque muchas de ellas contengan substancias minerales en gran cantidad, existen fuentes subterráneas poco mineralizadas y por lo tanto particularmente idóneas para uso en cosmética hipoalergénica.

    Alpaderm ha seleccionado para su gama de productos biológicos para pieles sensibles de niños y adultos un agua mineral natural de gran pureza, captada en los Alpes, a 1800 metros de altitud y cuya calidad es regularmente controlada por autoridades competentes. Particularmente poco mineralizada, constituye uno de los ingredientes fundamentales en la composición de cremas y leches nutritivas e hidratantes, limitando los riesgos de intolerancia cutánea y de alergia.

  • Alergénico

    En nuestro entorno diario existen cientos  de substancias llamadas alergénicas, que producen reacciones de intolerancia, sobretodo cutáneas, en un número cada vez mayor de niños. Con el fin de prevenir el círculo vicioso de las dermatitis atópicas o eccemas, ciertas reglas preventivas pueden ser adoptadas en lo que se refiere a aseo y cosmética. Elegir, por ejemplo, productos biológicos hipoalergénicos sin parabenes permite evitar que la piel entre en contacto directo con numerosas substancias alergénicas.

  • Alérgeno

    Se trate de una substancia, de una partícula o de un cuerpo orgánico, que provoca una reacción alérgica en un sujeto anteriormente sensibilizado. Entre los alérgenos más comunes se encuentran el polvo, el polen, las esporas, los hongos, el pelo de animales, los ácaros, el veneno de insectos, el huevo, el cacahuete, las frutas relacionadas con el látex (kiwi, aguacate, plátano), las umbelíferas, el marisco, la leche y los aditivos alimenticios. En la cosmética, muchos principios activos derivados del petróleo se consideran alérgenos.
    El laboratorio suizo biológico Alpaderm ha seleccionado exclusivamente principios activos naturales hipoalergénicos, sin aditivos químicos, para la elaboración de sus productos de cosmética para piel y cabello.

  • Alergia

    La alergia o hipersensibilidad es una reacción inadaptada y excesiva del sistema inmunitario, provocada por el contacto con una substancia extraña al organismo, el alérgeno. En caso de alergia, el cuerpo considera esta substancia, generalmente bien tolerada, como peligrosa. La predisposición familiar, también llamada “terreno atópico”, es un factor agravante.

    A parte de los síntomas pulmonares (asma) y otorrinolaringólogos (alergia al polen), los síntomas cutáneos tales como el eccema, la dermatitis atópica o la urticaria son los más frecuentes. Para estos últimos, la medicina propone esencialmente tratamientos a base de antihistamínicos y corticoides, poco adaptados a la fragilidad y a la falta de madurez del cuerpo de un niño.

    La prevención contra las  alergias cutáneas, usando regularmente productos de cosmética natural sin parabenes, ni aditivos, enriquecidos en principios activos hipoalergénicos, tiene unos resultados significativos.

  • Alpaderm

    El laboratorio Alpaderm ofrece una gama de productos cosméticos biológicos para las pieles frágiles de niños y adultos.

  • Atopía

    La atopía es una predisposición genética a desarrollar alergias inmediatas Las personas llamadas atópicas tienden a tener una respuesta alérgica, por su herencia genética, en un entorno que podríamos considerar normal.

    Las manifestaciones atópicas están en constante aumento en el mundo y afectan hoy en día a cerca de 20% de los niños en Occidente (estimaciones procedentes del estudio ISAAC, Lancet 1998). En el caso del bebé, se manifiestan a menudo de manera muy precoz, antes de los 2 años, e incluso a veces con un solo mes de edad.

    El eccema atópico es generalmente la primera manifestación de la atopía. Los primeros síntomas son los de irritación  y sequedad de la piel, que se vuelve reactiva. Los afectados sufren a menudo de un fuerte prurito y pueden desarrollar también asma o rinoconjuntivitis.
    No existe hoy en día tratamiento para curar la atopía, que suele ser crónica y con una evolución marcada por recaídas. Sólo se pueden tratar sus síntomas.

    Algunas medidas sencillas permiten aliviar a los niños atópicos : evitar los productos irritantes como la lana, los perfumes, los suavizantes, los alimentos alergénicos  tales como el huevo o el cacahuete ; ventilar bien la casa ; optar por cosméticos biológicos sin aditivos, con principios activos naturales e hidratantes, como el Cerato de los Alpes.

  • Azucena Lilium candidum

    Azucena Lilium candidum

    Celebrada por las antiguas civilizaciones mediterráneas, esta hermosa flor de suave aroma ya adornaba los jardines reales de la civilización minoica, como demuestra unjarrón pintado hallado en Cnosos.

    Propiedades cosméticas: La azucena es un remedio tradicional externo de gran valor: antiguamente, mucho antes de la invención del esparadrapo, sus pétalos conservados en aguardiente omacerados en aceite de oliva se utilizaban como vendaje antiséptico y cicatrizante para tratar las quemaduras superficiales, las grietas y las lesiones cutáneas.

C

  • Calendula - Calendula officinalis

    Caléndula Calendula officinalis

    Muy extendida y cultivada en los jardines de toda la Europa templada, la caléndula yano existe en estado silvestre. Sus hermosas flores amarillas poseen grandes virtudes.

    Propiedades cosméticas La caléndula es un excelente activo para los tratamientos suavizantes. Hidratante y antiséptica, se considera como la planta de la piel por excelencia. También es un protector para el tratamiento de grietas y lesiones cutáneas.

  • Cerato de Galeno

    Galeno (131-216 después de JC), considerado el mayor médico de la Antigüedad desde Hipócrates, ha dejado una obra importante que suma cerca de 500 tratados de medicina, filosofía… y farmacia.

    Determinó por ejemplo las proporciones de una crema a base de cera de abejas llamada el “cerato de Galeno”, que en la actualidad sigue siendo de uso corriente en diversos preparados magistrales dermatológicos por sus activos extremadamente nutritivos. El Cerato de Galeno permite luchar de manera eficiente contra la sequedad de la piel, las escaras, las estrías… estimulando la reparación de la epidermis más delicada.

    Los ingredientes tradicionales son : cera blanca de abeja, aceite de almendra dulce, agua destilada de rosa y borato de sodio.
    Con el fin de minimizar al máximo los riesgos de reacción, Alpaderm ha adaptado la fórmula remplazando el agua de rosa y la almendra dulce por plantas menos alergénicas, tales como la manzanilla y los aceites de onagra y de jojoba. Rebautizada Cerato de los Alpes, esta nueva fórmula es idónea para las pieles reactivas y sensibles de los bebés y de sus mamás.

  • Cerato de los Alpes

    Creado en la Antigüedad, el Cerato de Galeno es una de las fórmulas más antiguas de la cosmética europea.

    France Bourély-Jaczynski, licenciada en Farmacia (París) y en Biología (Berkeley, Estados Unidos) ha reformulado para su hija Lilly el Cerato de Galeno, respetando las proporciones, pero adaptando los ingredientes. El borato de sodio ha sido sustituido por un derivado tradicional del vinagre, el agua de rosa por agua mineral natural captada a 1800 m de altitud en el corazón de los Alpes suizos, el aceite de almendra dulce por aceite de jojoba, de onagra y de borraja, más ricos en ácidos grasos esenciales.

    Algunas marcas de productos parafarmacéuticos utilizan la palabra genérica « crema fría » para referirse a una preparación similar.

  • Cosméticos

    Los cosméticos siempre han existido y algunos de ellos, creados en la antigüedad como el Cerato de Galeno, todavía se utilizan hoy en día. Según la legislación actual, se entiende por “cosméticos” todas las substancias o preparados que vayan a ser puestas en contacto con las distintas partes superficiales del cuerpo humano, como por ejemplo la epidermis o el cabello, con el fin de limpiar, perfumar, modificar su aspecto, corregir su olor, proteger y/o mantener en buen estado. Se trata por lo tanto de productos de higiene, de cuidado o con vocación estética. Independientemente de su presentación, tienen generalmente una estructura similar, compuesta por principios activos, un excipiente encargado de transportar estos principios a través de la piel y aditivos como los conservantes, con el fin de garantizar su estabilidad a lo largo del tiempo. En el siglo XXI, se ha desarrollado una cosmética con fórmulas complejas y con ingredientes a menudo procedentes de la petroquímica.

    La alternativa natural y eficiente existe sin embargo gracias a los laboratorios biológicos como el laboratorio Alpaderm, que desarrollan una cosmética natural, hipoalergénica y sin aditivos de síntesis, cuyos principios activos vegetales proceden de agricultura biológica.

  • Cuidados

    En el sector de los cosméticos, los productos del cuidado de la piel y tratamientos afines incluyen aquellos, que mejoren el aspecto de la piel y ayudan a mantenerlo en buen estado, tal como cremas antiarrugas, cremas de día, cremas de noche, cremas hidratantes, aguas florales, lociones, bálsamos, etc

D

  • Dermatitis atópica

    La dermatitis atópica o eccema es una enfermedad de la piel que se caracteriza por lesiones secas, con escamas y prurito. La piel reactiva presenta placas rojas, a menudo en las mejillas, en la frente o en las convexidades de los miembros. La dermatitis atópica afecta a menudo a los niños con antecedentes familiares alérgicos antes de los dos años. Se trata de una enfermedad crónica, que evoluciona con recaídas entrecortadas por periodos más tranquilos, durante los cuales las lesiones, a pesar de seguir presentes, son mínimas.

    Las cremas a base de corticoides y los antihistamínicos son los tratamientos sintomáticos más comúnmente prescritos. Sin embargo, esto no significa que sean inofensivos en el caso de los pacientes más jóvenes.

    La sequedad de la piel es un factor predominante en la aparición de la dermatitis atópica. Si además de mantener alejados los alérgenos del entorno más cercano del niño, usamos productos biológicos e hipoalergénicos, enriquecidos con principios activos naturales extremadamente hidratantes, tales como los aceites de onagra, de jojoba y de borraja, conseguimos nutrir la piel más frágil y frenar de esta manera la aparición de placas.

  • Desarrollo perdurable

    « Desarrollo perdurable » o « desarrollo sostenible » es, según la definición propuesta en 1987 por la Comisión mundial sobre medio ambiente y desarrollo en el Informe Brundtland[1] :

    « un desarrollo que responde a las necesidades de las generaciones del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de cubrir las suyas. Dos conceptos se desprenden de esta definición: el de “necesidades” y más específicamente las necesidades esenciales de los más desfavorecidos, a quienes hay que dar mayor prioridad, y el de las limitaciones que nuestras técnicas y nuestra organización social imponen a la capacidad del medio ambiente para responder a las necesidades actuales y futuras.”

    Dicho de otra manera, se trata, apoyándose en ciertos valores (responsabilidad, participación, reparto, debate, asociación, innovación, perennidad, reversibilidad, precaución, prevención y solidaridad social, geográfica y transgeneracional) de afirmar un enfoque doble y conjunto:

    • En el espacio : cada habitante de esta tierra tiene el mismo derecho humano a los recursos de la Tierra ;
    • En el tiempo : tenemos derecho a utilizar los recursos de la Tierra, pero también el deber de asegurar su perennidad para las generaciones venideras.

    Algunos ecologistas y personalidades de diversos partidos políticos consideran el término « desarrollo perdurable » como un oxímoron, prefiriendo el calificativo «sostenible».

E

  • Eccema

    Esta enfermedad inflamatoria no contagiosa de la piel se divide en dos tipos : el eccema atópico, que se caracteriza por una predisposición genética y que afecta a los niños pequeños y el eccema por contacto, reacción alérgica de hipersensibilidad que ocurre cuando el sujeto entra en contacto con un alérgeno.

    Los síntomas suelen ser lesiones con bordes irregulares, con micro-vesículas o secas. El eccema provoca también picores que pueden resultar muy molestos. La piel se vuelve más gruesa y se cubre de erupciones costrosas.

    Existe una alternativa natural al uso de cremas a base de cortisona para aliviar y reducir los síntomas del eccema. Las cremas hidratantes sin alérgenos, creadas a partir de ingredientes naturales ricos en principios activos, ayudan a restaurar la piel. Los omega 3 y 6 del aceite esencial de onagra utilizado por Alpaderm tiene reconocidas propiedades anti-eccematosas e hidratantes.

  • ECOCERT

    ECOCERT es un organismo de control y de certificación, cuya actividad queda controlada por las Autoridades Públicas y la legislación.

  • Epidermis

    La epidermis es la capa más superficial de la piel. Empezando desde el exterior, la piel está formada por la epidermis, la dermis y la hipodermis.

    El grosor de la epidermis, del orden del milímetro, varía según las partes del cuerpo, sobretodo la de las plantas de los pies o las palmas de las manos.

    Las células epidérmicas nacen de la membrana basal, una lámina celular muy fina y extremadamente activa que separa la epidermis de la dermis. En tres o cuatro semanas, estas células se desarrollan hacia el exterior, bajo la presión de las células más jóvenes, muriendo a continuación para transformarse en capa de queratina, proteína dura que le proporciona a la piel su firmeza. Poco a poco, estas células muertas se eliminan (proceso llamado descamación) y son remplazadas por células nuevas.

    Cabe destacar entre estas células los queratinocitos, que producen la queratina, y los melanocitos , que producen melamina, proteína responsable de la coloración más o menos intensa de nuestra piel.

    En contacto directo con el exterior, la epidermis hace el papel de barrera protectora para nuestro organismo, a pesar de su escaso grosor. El sudor y la grasa crean en la superficie una película lubricante, algo ácida, que repele las bacterias y hace que la piel sea flexible y suave.

    Cuando está expuesta a agresiones exteriores (condiciones climatológicas, cosméticos irritantes…) o en casos de terreno alérgico, la epidermis se reseca. Su frágil equilibrio se rompe y deja paso a numerosas afecciones, entre las cuales aparecen las dermatitis atópicas, cada día más frecuentes entre los niños.

    Para luchar de manera eficiente contra los efectos de la sequedad, el laboratorio suizo de cosmética biológica  Alpaderm ofrece una gama de productos hipoalergénicos, cuyos principios activos naturales hidratan intensamente la piel de los niños y de los adultos. El Cerato de los Alpes está particularmente indicado para restaurar la película lipídica de las pieles secas y frágiles.

  • Espino cerval de mar Hippophae rhamnoïdes

    Espino cerval de mar Hippophae rhamnoïdes

    El espino cerval de mar es un arbusto espinoso que no puede vivir sin luz, hasta el punto de morir cuando se encuentra entre árboles más grandes. Busca el sol y los terrenos salinos, formando arbustos impenetrables en las riberas.

    Valor medicinal y cosmético: Contiene un ácido graso raro – el ácido palmitoleico – y el carotenoide, que tienen un efecto beneficioso sobre las quemaduras, eccemas y dermatitis. Además, su alto contenido en tocoferol (Vitamina E), reconocido por su efecto antioxidante, reduce los efectos oxidantes en el interior de las capas epidérmicas. Su uso regular contribuye a mantener la belleza de la piel, a reducir la esclerosis y a prevenir la aparición de arrugas.

  • Espliego Lavandula latifolia

    Espliego Lavandula latifolia

    Originaria de Persia y de las Islas Canarias, es muy probable que la lavanda fuera introducida en Francia por los focenses, como la viña y el olivo. Este pequeño arbusto de 20 a 60 cm. de altura crece en la región mediterránea y tiene predilección por las colinas áridas y calizas.

    Propiedades medicinales: Casificada en el Siglo XVIII entre las plantas cefálicas, el espliego se utilizaba entonces de forma similar al romero contra las enfermedades nerviosas. También se utilizaba el agua de lavanda como calmante en el baño, pues ya por entonces eran conocidas sus propiedades antisépticas y calmantes.

H

  • Hipoalergénico

    Los cosméticos hipoalergénicos han sido creados para minimizar los riesgos de alergia relacionados con el uso de los mismos. Son particularmente recomendables para personas con la piel frágil o reactiva, que sufren de intolerancia hacia los productos de cosmética habitual.

    Gracias a una selección rigurosa de principios activos naturales, procedentes de las plantas menos alérgenas y a la eliminación de aditivos y excipientes de síntesis, la gama de productos hipoalergénicos del laboratorio biológico Alpaderm contribuye a proteger y a calmar la piel frágil y reactiva de niños y adultos que sufren de alergias.

J

  • Jojoba (Simmondsia chinensis)

    Este arbusto, más comúnmente llamado “avellano silvestre”, crece en los desiertos de Centroamérica y Sudamérica. Tiene raíces que se extienden hasta 30 m de profundidad y se fijan en los suelos arenosos, captan su micro-humedad y de ese modo resisten a una sequía integral de 12 ó 18 meses. El aceite de jojoba se extrae de las semillas oleaginosas del avellano silvestre, obteniéndose una cera líquida a temperatura ambiente, utilizada desde hace siglos por los indios americanos por sus virtudes curativas y embellecedoras, mediante aplicación sobre la piel y el cabello.

    Propiedades cosméticas: Su riqueza en insaponificables le confiere excelentes propiedades protectoras y antienvejecimiento. El aceite de jojoba es una verdadera cera líquida cuya afinidad con el sebo de la piel mantiene la fina capa hidrolipídica protectora que recubre la piel. Además, activa la síntesis de la elastina y frena la pérdida de agua en las células. Todo ello la convierte en una substancia ideal para las pieles deshidratadas y muy secas. Este aceite revitalizador, antiarrugas y regenerador ayuda a la piel a conservar su flexibilidad, elasticidad y suavidad.

M

  • Manzanilla romana Anthemis nobilis

    Manzanilla romana Anthemis nobilis

    Originaria de Europa occidental y del norte de África, la manzanilla romana prospera actualmente en las zonas templadas de Europa. Sus propiedades parecen ser más “acentuadas” que las de la manzanilla alemana.

    Propiedades cosméticas: En uso externo, se utiliza para la elaboraciónde lociones calmantes. La reciente comprobación de las propiedades de uno de sus componentes, el azuleno, le ha valido a la manzanilla un lugar de primera fila entre los productos fitocosméticos. Las propiedades antialergenas y suavizantes del azuleno lo convierten en la nueva panacea para las pieles sensibles. De hecho, se utiliza desde hace mucho tiempo contra los eccemas.

P

  • Parabeno o Paraben

    En el 2006, estos conservantes químicos utilizados por sus propiedades antibacterianas y fungicidas estaban presentes en un 80% de los cosméticos que se podían encontrar en cualquier cuarto de baño. También se utilizan como aditivos en los alimentos que consumimos. Sin embargo, no son en absoluto inofensivos, ya que forman parte de los contaminantes químicos del medio ambiente con propiedades estrogénicas, llamados « estrógenos ambientales ». Pueden modificar el desarrollo endocrino normal, influyendo en el sistema reproductivo y en el desarrollo de ciertos cánceres.

    Alpaderm, laboratorio cosmético biológico suizo, desarrolla cosméticos naturales sin parabenes. Utiliza un derivado del vinagre en disolución débil (menos del 1%) para la conservación de sus cremas hipoalergénicas, de sus leches corporales para pieles sensibles, de sus champús suaves o de sus cremas solares.

  • Piel reactiva

    Los niños y los adultos que tienen una piel reactiva, también llamada piel irritable, sufren de sensación de quemazón, de picores o de prurito. El factor desencadenante puede ser un factor físico o exógeno (contacto con substancias alergénicas). Las pieles irritables requieren cosméticos adaptados, hipoalergénicos y naturales.

    Las pruebas dermatológicas realizadas  con las cremas y las leches corporales biológicas Alpaderm han demostrado un alto nivel de tolerancia y un efecto protector para las pieles reactivas gracias a sus propiedades hidratantes.

  • Piel seca

    También llamada xerosis en el mundo de la medicina, la piel seca o deshidratada se caracteriza por una falta de humedad. Esta carencia provoca una sensación desagradable de tirantez, picores y rugosidad, con descamaciones y pequeñas grietas. La piel puede deshidratarse, sean cuales sean su características genéticas : gruesa o fina, sensible o no sensible, reactiva o no reactiva. Una piel muy seca puede desvelar también una alergia o una enfermedad de la piel, como el eccema o la psoriasis.

    Entre las causas de deshidratación figuran las condiciones climáticas (frío, exposición al sol), una alimentación desequilibrada y el uso de cosméticos con principios activos irritantes.

    Rehidratar la piel es esencial para restaurar su película protectora natural, compuesta por substancias grasas y agua. El papel de las cremas y de las lociones hidratantes biológicas, con principios activos naturales tales como los aceites de onagra y de borraja y agua mineral, es restaurar esta barrera protectora, además de rehidratar la epidermis. De esta manera se le devuelve también a la piel suavidad y aspecto liso.

  • Piel sensible

    La piel se puede volver extremadamente sensible bajo la influencia conjunta de factores hereditarios y ambientales.
    Fácilmente irritable, es entonces victima de múltiples reacciones : hinchazón, escamas, rojeces, picores, tirantez, prurito, eccema, etc. Las molestias empeoran aún más con el uso de productos cosméticos o de aseo excesivamente agresivos.

    Estudios han demostrado que cuanto mayor sea la pérdida de agua « insensible » de la piel, es decir la cantidad de agua perdida por evaporación a través de la piel, (sin tener en cuenta la actividad sudorípara), mayor será la sensibilidad de la piel por causa de resequedad. Por esa razón es tan importante hidratar con suavidad las pieles sensibles. Gracias a su cosmética hipoalergénica natural, rica en agua mineral y en principios activos nutritivos, Alpaderm restaura la película lipídica de la piel y limita la aparición en cadena de intolerancias.

  • Principios activos

    Para la elaboración de productos, la cosmética corriente utiliza como principios activos ingredientes de origen vegetal, animal o sintéticos, que tienen propiedades reconocidas en lo que se refiere a hidratación, fotoprotección o modificación del relieve cutáneo.

    Los laboratorios de cosméticos biológicoses eligen principios activos naturales, mayormente vegetales o minerales, tales como los aceites esenciales o el agua mineral natural.

    El laboratorio cosmético biológico suizo Alpaderm ha seleccionado cerca de 80 principios activos naturales, sin ningún tipo de aditivo de síntesis, reconocidos por sus beneficios y sus propiedades hipoalergénicas, con el fin de elaborar una gama de cremas hidratantes, leches corporales y tratamientos para las pieles particularmente sensibles y reactivas de bebés y madres.

  • Prurito

    El prurito o picor es un síntoma dermatológico frecuente. El principal agente del prurito es la histamina, molécula liberada por el sistema inmunitario y en relación directa con la aparición de alergias. Existen muchas causas patológicas para el prurito, pero las enfermedades dermatológicas, tales como el eccema y la dermatitis, están sin duda en cabeza de lista. Elegir cosméticos hipoalergénicos con propiedades naturalmente calmantes, sin parabenes ni principios activos irritantes, permite reducir las molestias y restaurar la salud de la piel.

  • Psoriasis

    La psoriasis es una dermatosis crónica, más o menos severa, que evoluciona por accesos y produce escamas blancas secas, parecidas a la harina. Puede producir también picores en todo el cuerpo o parte de él, según el grado de gravedad de la enfermedad. Hereditaria en un tercio de los casos, puede también manifestarse después de una infección o por causa de estrés. Solo existen tratamientos para aliviar los síntomas o reducir su frecuencia de aparición.

    Como complemento de una medicación adaptada o de exposición a los rayos UV, la hidratación de la epidermis es indispensable. Las propiedades nutritivas de los aceites de onagra y de borraja y las propiedades calmantes del aceite esencial de manzanilla, propias  del Cerato de los Alpes creado por el laboratorio biológico Alpaderm, lo convierten en un aliado de hidratación natural hipoalergénico en la lucha contra esta enfermedad de la piel.

S

  • Sebo

    Nuestra piel segrega naturalmente sebo, una película lipídica que sirve para protegerla de las agresiones externas y luchar contra la sequedad. El sebo protege también la piel de las infecciones, volviéndola más ácida, y le da elasticidad y cierta impermeabilidad.

    La piel inmadura del bebé no siempre segrega suficiente sebo. Para protegerla de la sequedad, una de las causas directas de la dermatitis atópica, conviene nutrirla, hidratándola regularmente. Extremadamente nutritivas e hipoalergénicas, las cremas a base de Cerato aportan protección a las pieles secas y sensibles. Ayudan a restaurar la película lipídica protectora y contribuyen a prevenir la aparición de placas o de escamas.

  • Suiza

    Suiza

Contacto

Le llamamos por teléfono