Eccema atópico, la alergia a flor de piel

Una predisposición a la alergia Eccema atópico, neurodermatitis, dermatitis atópica o eccema infantil, todos estos son nombres para una misma enfermedad de la piel. La atopía es una predisposición a la alergia que se manifiesta a través de diferentes patologías, como la fiebre del heno, el asma alérgica o el eczema. Esta enfermedad de la piel no es grave, pero sí muy desagradable durante los brotes. En el caso de enfermedad atópica, el sistema inmunológico produce anticuerpos contra sustancias aparentemente inofensivas (alérgenos) tales como los alimentos, el polen, el polvo doméstico, el pelo de animales, la lana, etc. ¿Quién se ve afectado? Aparece a muy corta edad, incluso durante los primeros meses de vida del bebé. Hay un fuerte componente hereditario: si ambos padres están afectados, el riesgo de que el niño desarrolle un eccema atópico es de alrededor del 50%. Cuando la enfermedad comienza pronto, el pronóstico es favorable, siendo el eccema menos habitual después de los 3-4 años. Alrededor de dos tercios de los niños ya no tienen lesiones a los 10 años. Únicamente los tipos de patología más severos persisten en la edad adulta. En el caso de los adultos predomina la picazón, responsable de la aparición de manchas de piel engrosadas en algunas áreas, estriadas por el rascado de las uñas. Es en los adultos en los que se pueden encontrar lesiones de todo tipo sobre una piel seca y áspera. La cara, la nuca, los pliegues de flexión y el tronco son el sitio predilecto de las lesiones en el caso de los adultos. En constante aumento Es una enfermedad de la piel cada vez más común en los países industrializados; alrededor del 10% de la población de los países industrializados sufre de dermatitis atópica. En Europa, uno de cada diez niños se ve afectado, pero las cifras varían mucho de un país a otro. Por lo tanto, es difícil saber la prevalencia exacta de la dermatitis atópica en Europa. En la mayoría de los casos comienza antes de haber cumplido 1 año y afecta a 10-18% de los bebés. En el 80% de los casos, mejora a los 2 años de edad. Persiste en la edad adulta en un 10-15% de los casos. ¿En qué fase del eczema atópico se encuentra? Hay 4 etapas en la evolución de esta patología : – Fase 1 o fase eritematosa : la piel se enrojece, aparecen pequeñas vesículas acompañadas de picor (fase pruriginosa), – Fase 2: Las vesículas se reagrupan, – Fase 3: Las vesículas supuran, – Fase 4: aparición de costras, cuya caída deja una piel enrojecida. La localización evoluciona con la edad Dependiendo de la edad, la dermatitis no afecta a las mismas partes del cuerpo: – en los bebés: mejillas, cuero cabelludo, hombros, pecho y pulgar, – a partir de 2 años: pliegues de los codos, muñecas, rodillas, tobillos, – en los adolescentes: el eczema se encuentra todavía en ciertos pliegues flexores de los miembros, alrededor de los ojos, en las plantas de los pies, – en adultos: en la nuca, tobillos, pies y manos. Distinguir la piel seca de la piel atópica Si tiene sensación de tirantez y su piel está escamosa – por ejemplo, si «nieva» cuando se quita las medias – si tiene «piel de serpiente» o incluso piel ligeramente granulada en algunas zonas, probablemente tenga la piel seca. Pero, si la piel seca se acompaña de un fuerte picor y de lesiones rojas, es probable que tenga dermatitis atópica. ¿Puede maquillarse? Sí, pero… Nada prohíbe a priori usar maquillaje teniendo una piel atópica. Pero mejor tener cuidado con los productos que se elige. Por regla general, evite el maquillaje “barato”, habitualmente de peor calidad. Opte preferiblemente por las gamas de maquillaje hipoalergénicas, específicamente formuladas para las pieles más sensibles y reactivas, que se venden en farmacias o en tiendas especializadas. ¿Cómo gestionar el eccema atópico? Medio ambiente : La casa y, con mayor motivo, el dormitorio deben ser “lugares sanos” : – Reducir el uso de alfombras y de peluches (y lavarlos a menudo) – Evitar las mascotas – No sobrecalentar las habitaciones – Ventilar y aspirar a menudo Ropa : – Lavarla con un detergente que no contenga suavizantes o fosfatos. Aclararla bien. – Usar más algodón que lana o sintéticos Alimentación (para niños con predisposición) : – Optar por lactancia materna el mayor tiempo posible (por su efecto protector) durante el primer año – Comenzar la diversificación tarde (no antes de los 6 meses) e introducir, si fuera posible, únicamente un alimento por semana – Elegir leches hipoalergénicas (HA) si el bebé es alimentado por biberón Luchar contra la sequedad de la piel para prevenir nuevos brotes: – En el caso de los niños, añadir aceites al baño para reconstituir la película hidrolipídica. Los lípidos ayudan a restablecer la función de barrera de la piel y retrasan la deshidratación. Se obtienen buenos resultados con productos para el baño a base de urea o de ácidos grasos omega. – Evitar los baños y duchas demasiado calientes o largos. – Lavarse con productos sin jabón (gel o jabón en pastilla dermatológico), porque su PH es similar al de la piel y no incrementan la sequedad de la piel. – Lavarse con las manos (es más higiénico que una esponja). – Lavarse el pelo con champús dermatológicos suaves o de uso frecuente. – Lavarse la cara con suavidad. – Secarse la piel con suavidad, sin frotar. – Aplicar sobre la piel una crema hidratante dermatológica: – En caso de eccema atópico, la película hidrolipídica secretada por la piel no es suficiente para protegerla. La piel necesita por lo tanto un incremento de materia grasa. – Por esta razón, los ungüentos, cremas o lociones con un alto contenido en grasa y en agua son la mejor opción, ya que mantienen la piel húmeda. ¿Qué productos elegir en caso de eccema atópico? En las farmacias o en tiendas especializadas se pueden encontrar gamas de cosméticos específicamente formulados para el eccema atópico (hipoalergénicos, sin fragancias ni conservantes, a base de agua termal, etc.). A menudo son prescritos por los dermatólogos. La formulación (composición) y la galénica (textura) del tratamiento son fundamentales para el éxito del mismo. Para más información: Cursos de formación sobre eccema atópico para padres El Aha (Centro Suizo de Alergias) organiza cursos de formación para los padres de niños con neurodermatitis en algunos cantones francófonos (GE, FR, VD). Aprenderán a manejar la enfermedad de su hijo. La formación es impartida por especialistas que les proporcionarán información útil sobre los aspectos médicos y psicológicos de la enfermedad. Las sesiones son supervisadas por equipos interdisciplinarios (pediatras, alergólogos, psiquiatras infantiles, etc.). Para más información, consulte por favor: www.ahaswiss.ch (Sección: Formación / cursos para padres). Nota : En otros países también encontrarán cursos y charlas que les ayudarán a convivir con el eccema atópico. No duden en recurrir a ellos.